jump to navigation

Entre la espada y la pared. 8 abril, 2008

Posted by lariosola in Cultura de Defensa.
Tags: , , ,
1 comment so far

 

En tanto que naciones Unidas no consigue los refuerzos necesarios para hacer frente a los dos retos africanos más importantes: Somalia y Darfur, se hacen públicas unas cifras en las que escandalosamente se declara que UNAMID, la fuerza  de paz conjunta entre ONU y Unión Africana, cuesta 2.000 millones de dólares al año, teniendo en cuenta que es una fuerza “ligerita”, corta de personal, y sin material pesado (vehículos blindados o helicópteros).

Estas cifras se han publicado en un debate público acerca de si Naciones Unidas debería concentrar sus esfuerzos en apoyar el desarrollo de las sociedades, toda vez que el subdesarrollo es una de las causas que incitan a la violencia y a la inestabilidad, en vez, de fomentar las operaciones de mantenimiento de la paz. Coincide que UNAMID es una de las misiones que más recursos absorbe, a la par que RD. Congo (MONUC-1.100 millones $), y que no se observan mejoras regionales de seguridad, de hecho acaban de declararse nuevos crimenes sexuales contra menores de sexo femenino, mientras asesinaban y quemaban los pobladores de villas y poblados.

UNAMID representa el compromiso de Africa para con sus problemas.  Los problemas de paz y de seguridad del continente son una “responsabilidad africana“. La creación de instituciones se hace con ausencia de medios e instrumentos capaces de trasladar el compromiso político a cuestiones prácticas y tangibles, que permitirían afrontar la pobreza y el atraso de forma paralela.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, para quien “las disputas por el agua son la principal causa del conflicto de Darfur”, promueve políticas que mejores la calidad de vida de la personas, aunque los enfrentamientos dañan seriamente a civiles, y la ausencia de seguridad, les invita a exiliarse a sus vecinos Chad o República Centroafricana.

Olvidar el “genocidio” de Darfur ( 200.000 civiles muertos y 2.200.000 personas refugiadas y desplazadas) que dura más de cuatro años, es una irresponsabilidad, y deberíamos mirar a Africa con el conocimiento de observar el continente más castigado por la guerra, que acoge ocho de las veinte misiones de ONU (Burundi, Costa de Marfil, Chad y República Centroafricana, Etiopía y Eritrea, Liberia, República Democrática del Congo, Sahara Occidental y Sudán), sin embargo, las fuerza de UNAMID carece de fuerza y medios necesarios para imponer el respeto a la vida y la finalización de las hostilidades.

Darfur seguirá esperando.

Reformando el Consejo de Seguridad. 24 octubre, 2007

Posted by lariosola in Conciencia de Defensa, Cultura de Defensa, Operaciones de Paz.
Tags: , , , , ,
add a comment

Entre las lecciones más amargas que la comunidad internacional debe aprender del panorama iraquí, es la urgencia de que el multilateralismo (bien entendido) debería funcionar mejor, mucho mejor. Por ello, la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debería ser una tema prioritario de las agendas de muchos paises.

Tras el 60 Aniversario de las Naciones Unidas, la necesidad  de reformar el Consejo de Seguridad (CSNU) está ampliamente reconocida. La actual composición se mantiene invariable desde 1965, cuando cuatro miembros no permanentes (rotación bienal) fueron añadidos a la composición original de cinco (5P) miembros permanentes (China,Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia) más miembros no permanentes. En la actualidad, el número de paises miembro ha pasado de 118 a 192.

Más importante aún, los miembros permanentes actuales no representan adecuadamente el reparto del poder “geoestratégico” a fecha de hoy. Los cinco grandes paises que ganaron la 2ª Guerra Mundial (y sus herederos) monopolizan el Consejo de Seguridad, aún cuando los recursos necesarios para poner en marcha las decisiones no-vetadas por los 5-P exigen la contribución de todos los paises, en mayor o menor medida.

El anterior Secretario General Kofi Anan manifestó en el año 2005 (previo al Aniversario, y previo al gran debate sobre la Reforma que no llegará) que las contribuciones militares y financieras de los P5 a las operacioens de paz eran modestas en comparación con el estatus especial que ostentaban. Más del 85% de las fuerzas de operaciones de paz proceden de paises en desarrollo, que se sientan en el Consejo excepcionalmente. En el año 2006, Alemania, Italia y Japón soportaron mayoritariamente el “trágico” incremento del coste de las operaciones; y ninguno se sienta en el CSNU.

Durante años Japón ha pagado más que China, Francia, Reino Unido y Rusia juntos, tanto al presupuesto ordinario de Nacioens Unidas, como el extraordinario de  las operaciones de paz. De hecho los 27 paises de la Unión Europea son los primeros contribuyentes, seguidos de Japón y Estados Unidos. El 85% del presupuesto es pagado por 15 paises industrializados (incluida China).

presupuesto_un_2004-2006_1.jpg

Actualmente el Consejo de Seguridad ha expandido sus áreas de interés. Los conflictos inter-estatales son menos relevantes, y la presencia del terrorismo internacional a cargo de actores no estatles es un reto nuevo; se ha salta del mantenimiento de la paz a la construcción de la paz; desde el DDR (desarme, desmovilización y rehabilitacion de combatientes) se ha transformado en apoyar los esfuerzos de re-creación de estados débiles o fallidos; la protección de poblaciones desplazadas y refugiados, la prevención de pandemias, etc.

Aunque los esfuerzos de reforma del Consejo se remontan a 1993, no se ha alcanzado ningún acuerdo sobre como reformarlo, y nunca se ha obtenido más un la timida respuesta exponiendo el compromiso de alcanzar un acuerdo. El fracaso se debe fundamentalmente a que la reforma se ha planteado, como una especie de asalto al poder consolidado de los ganadores de la 2ª G.M., mientras que los 5P evitan las pretensiones de otros paises de acceder permanentemente al Consejo o, a la posibilidad de vetar las decisiones del mismo. En este debate se ha mantenido cierto compás de espera afectando a la credibilidad y legitimidad del CSNU.

Sin embargo, un amplio consenso emerge en apoyo a la idea de ampliar en número de paises permanentes (que incluiría Japón) y no permanentes, hasta alcanzar la cantidad de 24. Las dos popciones viables en este momento serían: 6P más sin derecho de veto y 3 NP; o bien, 8P renovables cada 4 años y sin derecho de veto, más 1 NP.

Como se observa no se reduce la capacidad de los 5P de vetar las decisiones del CSNU, aunque la recomendacion es que los 5P no empleen el veto en aquellos asuntos que no afecten directamente a los “intereses vitales” de su nación. Lamentablemente, Naciones Unidas no puede actuar sobre asuntos críticos para la paz y seguridad internacional debido al veto de uno o dos miembros, acusándose retrasos, y lo que es peor, existen intentos de saltarse al Consejo, con las graves consecuencias que tendría a medio y largo plazo.

Una amplia mayoría de los paises miembro son críticos con el sistema de veto existente, y aunque la limitacion en el uso del veto es importante, mayor es la responsabilidad de los 5P de evitar crisis humanitarias, de proteger a poblaciones desplazadas y refugiados.

Parece que el consenso se va consolidando, y los nuevos paises permanentes parece que se van identificando, aunque no es posible alcanzar una solución sin la voluntad de los 5P. En este escenario, el papel de Estads Unidos es muy importante, y los malos resultados de estos años en Iraq, induce a pensar que los EEUU se aproximan al multilateralismo, y este podría ser un reto importante para demostrar el compromiso con la resolución de los conflictos existentes y los previsibles en próximos años.