jump to navigation

KBR sale de compras. 16 abril, 2008

Posted by lariosola in Actores no estatales, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: , , ,
add a comment

 

Kellogg Brown & Root (KBR), empresa mundialmente conocida por asumir la responsabilidad de prestar apoyo logístico en Afganistan e Iraq, sale de compras.

En este caso, y con el consabido grado de confidencialidad, ha adquirido una empresa australiana especializada en el adiestramiento militar: Catalyst Interactive (CI).

KBR es investigada por contratar al pesonal (estadounidense o no) a través de paraisos fiscales en las Islas Caiman, con lo que defrauda al erario público la parte correspondiente a Seguridad Social y Seguros Médicos. La asiganción de los contratos de apoyo logístico a las Fuerzas Armadas USA ha sido ampliamente criticada, más aún, tras descubrirse que se facturaban por las comidas hechas y no servidas, lo que eludía y trasgredía el sistema de control interno americano.

La empresa adquirida, Catalyst Interactive,  tiene una fuerte presencia en el área de defensa, cooperando activamente con Northrop Grumman o, proporcionando el “Virtual Avionics Systems Trainer” para el helicoptero Tiger ARH, lo que situa a KBR en una posición inmejorable para continuar en su faceta de proporcionar servicios de instrucción y adiestramiento de acarcetr militar, especializado y de alto valor añadido.

Parece que el mercado australiano es una zona apetecible para los compradores norteamericanos, que buscan compañias con capacidades tecnológicas innovadoras y punteras para posicionarse en áreas clave, y dehecho, lo demuestran las cifras, ya que desde el año 2006 se han adquirido trece (13) empresas australianas de alta tecnología.

¿Dónde está el futuro?

Mercenarios, Guerreros del Imperio. 27 diciembre, 2007

Posted by lariosola in Actores no estatales, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL), Seguridad Privada.
Tags: , , , , , , , , ,
2 comments

mercenarios_guerreros-del-imperio.jpg 

El periodista Danel Pereyra ha publicado un libro que se llama “Mercenarios, guerreros del imperio” en el que pretende retratar los conflictos actuales y futuros.

Hay que reconocer a un oportuista en cuanto se le ve, y este no lo es menos. En plena explosión informativa por el caso Blackwater, conviene diferenciar a los que presentando opiniones muy diversas pretenden arrojar un poco de luz sobre el tema, incluso contribuir a concienciar sobre la necesidad de regular un fenómeno que existe, y parece que no cabe otra opción que convivir con él, lo que no significa dejarse arrastrar por los deseos más íntimos de un sector, es decir, el beneficio empresarial.

Los ejércitos han empleado mercenarios a lo largo de la historia; los ejércitos han sido acompañados por civiles (hoy, contratistas) que han proporciondo aquello que los ejércitos no han podido o no han querido transportar, almacenar, reponer, etc, etc.

Lo que llama hoy la atención es, primero, la situación legal con respecto al sistema weberiano de monopolio de la violencia por parte de los estados; y lo segundo, es el dinero, el gasto, los beneficios de esta industria.

En el libro, se identifica al Imperio con los Estados Unidos, que es una potencia política mundial, nos guste o no; es una potencia militar, nos guste o no; en una organización internacional como Naciones Unidas, aporta un 25% del presupuesto regular; en los últimos 50 años, ha velado por sus intereses en Europa, y de paso, por los nuestros; nos guste o no. Su potencial económico se ha expandido, nos guste o no; y en cierta medida, marcan una líneas maestras, directrices o políticas que acaban expandiendose; nos guste o no.

Así que, si los Estados Unidos promueven la privatización de la guerra (vía economica, vía doctrina militar) acabaremos privatizando, que es bastante más que externalizar servicios periféricos de los ejércitos. Ahora, sólo cabe prstar atención a los acontecimeintos y prepararnos, desde el punto de vista jurídico, doctrinal-militar, etc. para disponer de las bases estratégicas neecsarias para afrontar lo que nos llega.

 Es interesante observar como la figura de la “empresas de servicios militares” han incrementado rápidamente su valor, y debido a las aportaciones que realizan, han visto mejorada su imagen y estima. Esto no significa que el estatus legal internacional haya cambiado significativamente, algo que se debería promover para alcanzar un acuerdo internacional, mientras los estados adaptan sus políticas nacionales conforme a intereses propios o tradición jurídica.

 Lo que parece que no entendemos, a pesar del numeroso contingente presente en Iraq y Afganistán, es que el proceso de concentración de la industria sajona es consecuencia de los sistemas actuales de concurso público pata acceder a estos contratos de servicios. Es decir, las empresas que no tienen un tamaño suficiente, ni tan siquiera pueden presentarse a un concurso que exige desarrollar actividades tan amplias, que no están al alcance de cualquiera. Por ello, las empresas pequeñas (y algunos oportunistas espabilados) acaban desempeñando actividades menores, en calidad de subcontratados. Lo que resulta un problema de control (administrativo) y de ejecución (reducción de la calidad) en algunas ocasiones. Estamos hablando de un contrato con Army de EEUU de 15 billones de dólares, que ha correspondido a tres grandes empresas: Fluor Intercontinental, DynCorp International y KBR, cada una con 5 billones de dólares, inicialmente.La presencia de la seguridad privada de carácter militar no es más que un fenómeno surgido de la necesidad. Cuando los estados, con sus ejércitos nacionales no son capaces de atender a las necesidades nacionales (incluidas las de sus empresas presentes en el exterior, organizaciones no gubernamentales, etc.) ni de las estructuras supranacionales (OTAN, Unión Europea, etc), el sector privado puede, y lo ha hecho, cubrir los espacios libres. Estono significa que lo haga de cualquier manera.

Por ello, conviene estar atentos y regular el sector a nivel nacional, porque sino es así, las circunstancias acabarán arrollándonos como el AVE de las 11,00 horas, y a 300 km/h. Por cierto, si quieren perder tiempo y dinero, aprovechen las vacaciones a leer el libro de la foto, pero ya están advertidos.