jump to navigation

Privatización y seguridad interior 31 mayo, 2008

Posted by lariosola in Actores no estatales, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL), Seguridad Privada.
Tags: , , ,
add a comment

 

La noticia que lleva un par de días dando vueltas en los medios nacionales españoles referente a la externalización/privatización del servicio de traductores e interpretes de la Policia Nacional y la Guardia Civil, no deja de ser sorprendente.

La empresa SEPROTEC fue anunciada el pasado 2 de abril, como adjudicataria del contrato del MInisterio del Interior español, por el que ofrecería un servicio de interpretación de declaraciones orales, traducciones escritas, escuchas telefónicas, y transcripción de cintas, actividades que se han incrementado sustancialmente tras los atentados de Madrid del 11-M, ya que el grupo de 300 especialistas que hay en plantilla no dan abasto para controlar todas las “tensiones” derivadas de actividades terroristas.

La noticia se presenta en los medios como consecuencia de la ausencia de un control efectivo sobre la empresa ejecutante. En las actividades de externalizacion de servicios públicos ligados a la seguridad interior o exterior del estado, conviene realizar un esfuerzo institucional en el control de la actividad subcontratada.

Esta noticia no sería tal, si el Ministerio del Interior hubiera hecho los deberes y se hubiera asesorado convenientemente. Teniendo en los medios internacionales los escándalos de las empresas norteamericanas CACI y TITAN que estuvieron implicadas en la torturas de las cárcel iraquí de Abu Ghraib, debería haber sido más prudentes y haber organizado un procedimiento de control de la actividad externalizada; y en caso de existir, debería haberse ejecutado elcontrol con mayor diligencia.

 

En ocasiones se piensa que externalizar/privatizar actividades ligadas a la seguridad es igual que recabar su apoyo en actividades auxiliares como la alimentación o los servicios de mantenimento de las instalaciones, pero se equivocan, y no sólo yerran, sino que los análisis y estudios suelen concentrarse en las ventajas de obtener personal rápidamente, cualificado para hacer las tareas externalizadas y a un precio administrativamente aceptable.

La realidad es bien distinta. El “mordisco” de la empresa respecto al salario por hora ( de 45 € pagados institucionales, al traductor le llegan 10 euros) pone personal de baja calidad a disposicion de la Adminstración, con lo que no es extraño que se llege a contratar a personas poco cualificadas, incluso buscados por la Justicia española.

Estamos a tiempo de corregir, pero no debería haber sucedido.

 

 

 

 

Anuncios

Razones para externalización en las Fuerzas Armadas 5 noviembre, 2007

Posted by lariosola in Conciencia de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: ,
1 comment so far

outsourcing_0.jpg

Podríamos llegar a un principio inicial de acuerdo, si consideramos que la externalización consiste en una transferencia o traspaso de actividades que estábamos realizando, para que las ejecute una empresa.

Por tanto, podríamos matizar la definición de externalización en el sentido de que es una transferencia o traspaso a una empresa civil de actividades NO ESENCIALES que antes realizaban las fuerzas armadas.

Así, un concepto que podría inducir a confusión sería el de privatización de una cierta actividad, pero en este caso, implica la transferencia total de la competencia, responsabilidad e incluso de la propiedad, de todo lo relacionado con la actividad.

Por otro lado, estaría el concepto de subcontratación, pero en este caso, lo diferenciaríamos de la externalización en que este tipo de contratos trata únicamente de complementar una carencia, con limitación en tiempo y en volumen de actividades.

2_outsourcing_clip_image002.jpg

Finalmente, podríamos definir la externalización como ” la transferencia o traspaso a una empresa civil de actividades no esenciales que antes realizaban las FAS., sin pérdida de la titularidad”. En el año 1997, ya se expresaba en los Criterios de planeamiento de la Directiva de Defensa Militar, ya resultaba necesario promover la participación de empresas civiles en las actividades de sostenimiento no estratégicas que resulten rentables, con objeto de descargar a las FAS del máximo posible de cometidos, no estrictamente operativos, a fin de compensar la reducción de efectivos.

En este sentido, un resumen de las razones por las cuales los ejércitos occidentales externalizan sus actividades son:

  • La profesionalización, que unida a la teoría de que se debe cambiar cantidad por calidad, ha reducido el número de efectivos de las FAS, con la consiguiente imposibilidad de seguir atendiendo a todos los campos que antes se hacía, y debiendo concentrar los esfuerzos en el núcleo principal de la actividad, o al menos, en lo que hasta ahora se considera así, que son las unidades operativas. Esta carencia de un recurso tan esencial obliga a buscar fórmulas alternativas e imaginativas para optimizar el personal operativo.
  • La no renovación del personal civil que realiza, principalmente, funciones logísticas, lo que hace que el envejecimiento y la jubilación de dicho personal se haya convertido en una vulnerabilidad a la que se debe buscar solución.
  • Los rápidos avances tecnológicos, que hacen casi imposible que se pueda mantener el ritmo y nivel de conocimientos necesario en muchas áreas y materiales, especialmente en mantenimiento, aún cuando se hiciese una gran inversión en formación, con el alto coste que ello conlleva, tanto en personal como en recursos materiales y tiempo, lo que, adicionalmente, incide en agravar las carencias de personal.
  • Razones sociológicas como es la necesidad de que la sociedad civil se imbuya de la conveniencia de colaborar en la Defensa.
  • Exigencias de una sociedad moderna, que pide que los recursos que pone a disposición de las FAS se gestionen con eficacia y eficiencia.
  • Razones económico-estratégicas, como podría ser la conveniencia de favorecer el desarrollo de las empresas civiles.
  • Necesidad de optimizar la gestión de algún aspecto, como podría ser la gestión de stocks, gestión de flotas, etc.
  • Por último, la cobertura de alguna carencia en capacidades logísticas.

Con estos parámetros, la aproximacion entre empresas civiles y fuerzas armadas es cada vez más intensa, por ello, la suerte de unas (fuerzas armadas) está ligada a la de las empresas que las apoyan, y en definitiva a toda la sociedad.