jump to navigation

Paso de buey. 8 agosto, 2008

Posted by lariosola in Conciencia de Defensa, Cultura de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL), Seguridad Privada.
Tags: , , ,
add a comment

A paso de buey se mueve, pero Defensa, se mueve.

Los militares tienen tirria a salir en los medios, hay que recordar que en plena transición, y con el diario “El Mundo” en plena infancia, las Fuerzas Armadas Españolas abrían portada, día sí, día también.

La cúpula militar fue renovada el pasado mes de julio, siguiendo lo ya expuesto por la Ministra en su comparecencia del 30 de junio. La renovación ha supuesto, un viaje de la “cúpula” en pleno, al exterior; y una serie de ascensos en cascada, en este caso ascendente.

Entre las decepciones de los que no ascendieron, considerando que tenían méritos, y las alegrías que han alcanzado la posibilidad de asumir responsabilidades mayores, cabe recordar que los actuales “jefes de estado mayor”, en general, son varias promociones más antiguos que sus interlocutores políticos, y eso marca una diferencia en el dialogo, y es que la edad no perdona. Y si no lo consideran así, recuerden la relación padres-hijos, más allá de su juventud. Este no es más que un elemento adicional que quizás no permita el ajuste de adaptación final de las FAS al ritmo impuesto en la sociedad española.

Entre medias, se cuela en el Confidencial Digital, la negativa del Ministerio de Defensa a enviar reservistas voluntarios a misiones de paz. La razón esgrimida es el impacto negativo que tendría una “accidente” en la futura captación de personal para esta reserva. Aunque, si no van a ser empleados en actividades normales de las Fuerzas Armadas, quizás no sean útiles. Porque para parar al “malvado invasor” en 1808, no nos hizo falta Reserva Militar, y redaños no les faltaron. Aquí un buena página donde pueden estar al día: Observatorio de la Reserva y Reservistas.

Mejor suerte tendrán los transexuales que parece que podrán formar parte de las Fuerzas Armadas, a pesar de carecer o poseer atributos sexuales que la naturaleza no les había dotado. Como el debate se ha polarizado hacia el hecho de disponer o no de atributos, yo sólo quiero pensar que a las personas que les dotamos de armas de fuego para proteger nuestro país y sus ciudadanos, insisto, quiero pensar que esas personas son estables, emocionalmente hablando. Este aspecto debe ser crucial por el bien común, más allá de serie de televisión efectistas o de un tratamiento “divertido” sobre la situación de estas personas.

Aunque la noticia es otra, exactamente que Defensa parece excluir a los soldados inmigrantes de su acuerdo con la Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (APROSER), para cooperar en la búsqueda de una salida profesional al abandonar las FAS. Lo cierto es que según la legislaci´pn nacional de Seguridad Privada, esto no es posible para los ciudadanos que no pertenezca a la Unión Europea. Y es que algunos se levantan por la mañana con la intenciónde corta leña, y lo mismo les da ciento que ochenta.

Hablando de seguridad privada y de empresas de servicios militares (ESEMIL) en zonas de conflcitos, hace día leí un documento en Anthena Intelligence relativo a la posible participación activa de empresas en el desempeño de actividades de caracter militar. Aquí dejo el enlace PDF , y ya lo comentaremos.

Salud, y de cabeza a las Olimpiadas … En la foto, Gao Min, clavadista china.

Anuncios

La inteligencia de todos 1 mayo, 2008

Posted by lariosola in Actores no estatales, Conciencia de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: , , ,
add a comment

 

En el sistema de inteligencia español  participan  todos los ministerios afectados por la obtención de información para contribuir al logro de los objetivos estratégicos que marca el Gobierno.

 El sistema esta dirigio por el Presidente del Gobierno como responsable del mismo y que dirige la política interior y exterior de España.

 Los actores públicos del sistema, es lo que se ha venido a denominar la Comunidad de Inteligencia. No obstante es posible incluir actores no estatales como elementos que contribuyen con información al Sistema, es decir, como medios/órganos de obtención.

 La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia, es la encargada de velar por la adecuada coordinación de todos los servicios de Información e inteligencia del Estado. Entre otros cometidos, coordina los esfuerzos en el Centro Nacional de Inteligencia, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y los órganos de la Administración Civil y Militar. Hay que destacar la colaboración de las policías autonómicas y del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas en materia de inteligencia militar estratégica.

 De forma paralela existen sistema de colaboración multilateral (INTERPOL, Grupo TREVI, EUROPOL, SCHENGEN, OLAF, entre otros) y aquellas de carácter bilateral con Estados Unidos, Israel y los servicios de los países vecinos y de nuestro entorno.

 Habiéndose hecho el mundo tan pequeño, tan rápido, tecnológicamente avanzado y complejo, pueden las instituciones y organismos públicos ser los únicos proveedores de información (que no inteligencia) en un mundo atacado por el radicalismo y el terror. Creo que no.

 La colaboración de las empresas privadas de alto valor añadido en materia de multiculturalidad, lingüística, obtención y gestión avanzada de señales e imágenes tienen un espacio de desarrollo al lado de los estados, para la seguridad del estado y con el estado. Sólo hay que saber hacerlo.

 Pero, eso, es harina de otro costal.

Mercenarios, Guerreros del Imperio. 27 diciembre, 2007

Posted by lariosola in Actores no estatales, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL), Seguridad Privada.
Tags: , , , , , , , , ,
2 comments

mercenarios_guerreros-del-imperio.jpg 

El periodista Danel Pereyra ha publicado un libro que se llama “Mercenarios, guerreros del imperio” en el que pretende retratar los conflictos actuales y futuros.

Hay que reconocer a un oportuista en cuanto se le ve, y este no lo es menos. En plena explosión informativa por el caso Blackwater, conviene diferenciar a los que presentando opiniones muy diversas pretenden arrojar un poco de luz sobre el tema, incluso contribuir a concienciar sobre la necesidad de regular un fenómeno que existe, y parece que no cabe otra opción que convivir con él, lo que no significa dejarse arrastrar por los deseos más íntimos de un sector, es decir, el beneficio empresarial.

Los ejércitos han empleado mercenarios a lo largo de la historia; los ejércitos han sido acompañados por civiles (hoy, contratistas) que han proporciondo aquello que los ejércitos no han podido o no han querido transportar, almacenar, reponer, etc, etc.

Lo que llama hoy la atención es, primero, la situación legal con respecto al sistema weberiano de monopolio de la violencia por parte de los estados; y lo segundo, es el dinero, el gasto, los beneficios de esta industria.

En el libro, se identifica al Imperio con los Estados Unidos, que es una potencia política mundial, nos guste o no; es una potencia militar, nos guste o no; en una organización internacional como Naciones Unidas, aporta un 25% del presupuesto regular; en los últimos 50 años, ha velado por sus intereses en Europa, y de paso, por los nuestros; nos guste o no. Su potencial económico se ha expandido, nos guste o no; y en cierta medida, marcan una líneas maestras, directrices o políticas que acaban expandiendose; nos guste o no.

Así que, si los Estados Unidos promueven la privatización de la guerra (vía economica, vía doctrina militar) acabaremos privatizando, que es bastante más que externalizar servicios periféricos de los ejércitos. Ahora, sólo cabe prstar atención a los acontecimeintos y prepararnos, desde el punto de vista jurídico, doctrinal-militar, etc. para disponer de las bases estratégicas neecsarias para afrontar lo que nos llega.

 Es interesante observar como la figura de la “empresas de servicios militares” han incrementado rápidamente su valor, y debido a las aportaciones que realizan, han visto mejorada su imagen y estima. Esto no significa que el estatus legal internacional haya cambiado significativamente, algo que se debería promover para alcanzar un acuerdo internacional, mientras los estados adaptan sus políticas nacionales conforme a intereses propios o tradición jurídica.

 Lo que parece que no entendemos, a pesar del numeroso contingente presente en Iraq y Afganistán, es que el proceso de concentración de la industria sajona es consecuencia de los sistemas actuales de concurso público pata acceder a estos contratos de servicios. Es decir, las empresas que no tienen un tamaño suficiente, ni tan siquiera pueden presentarse a un concurso que exige desarrollar actividades tan amplias, que no están al alcance de cualquiera. Por ello, las empresas pequeñas (y algunos oportunistas espabilados) acaban desempeñando actividades menores, en calidad de subcontratados. Lo que resulta un problema de control (administrativo) y de ejecución (reducción de la calidad) en algunas ocasiones. Estamos hablando de un contrato con Army de EEUU de 15 billones de dólares, que ha correspondido a tres grandes empresas: Fluor Intercontinental, DynCorp International y KBR, cada una con 5 billones de dólares, inicialmente.La presencia de la seguridad privada de carácter militar no es más que un fenómeno surgido de la necesidad. Cuando los estados, con sus ejércitos nacionales no son capaces de atender a las necesidades nacionales (incluidas las de sus empresas presentes en el exterior, organizaciones no gubernamentales, etc.) ni de las estructuras supranacionales (OTAN, Unión Europea, etc), el sector privado puede, y lo ha hecho, cubrir los espacios libres. Estono significa que lo haga de cualquier manera.

Por ello, conviene estar atentos y regular el sector a nivel nacional, porque sino es así, las circunstancias acabarán arrollándonos como el AVE de las 11,00 horas, y a 300 km/h. Por cierto, si quieren perder tiempo y dinero, aprovechen las vacaciones a leer el libro de la foto, pero ya están advertidos.

Clavos de punta 29 octubre, 2007

Posted by lariosola in Actores no estatales, Conciencia de Defensa, Cultura de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: , , ,
1 comment so far

cubo_mundi1.jpg

 Las empresas de servicios militares (ESEMIL) recogen un sin número de denominaciones: Private military firms (incluyen cometidos ofensivos), private security firms (sólo cometidos defensivos), neo-mercenarios, y otro elenco bastante amplio que pretende denominar a la “privatización de la violencia” en su estado más puro.

En general, estas empresas han aprendido de Executive Outcomes, que deben mantener un “perfil bajo”, llamar poco la atención, y hacer de la discreción su mejor aliado, hasta el punto que en Iraq se han convertido en el segundo contingente, por detrás de los estadounidenses.

Lamentablemente para la industria de la seguridad en zonas de conflicto, Blackwater ha abiertola “caja de Pandora”, y su últimoicidentee en el fallecieron, al menso, 11 personas, ha atraido a las cámaras, los focos y, la preocupación de los políticos detener que hacer algo. No es mi intención focalizarme en la política doméstica de EEUU.

Lo que debemos plantearnos son los aspectos éticos, legales y socio-políticos de su empleo. Lo cierto es que se ha cambiado un elemento básico de la relación entre estados, que es el reconocimiento que el monopolio de la violencia residen en el estado, y por lo tanto, cualquier otro origen bastardo, convierte a la violencia y a su ejecutor, como ilegales. Pero, ¿qué sucede si un estado ejerce la violencia por medio de terceros, es decir, al margen de sus fuerzas armadas?

La ausencia de “Cultura de Defensa” sitúa a los temas de los ejércitos al margen del discurso diario. El gasto de Defensa, al margen de su conversion en hospitale sy escuelas, no interesa, y por lo tanto, todo debate se fundamenta en escándalos que alejándose de la realidad histórica y careciendo de un enfoque objetivo, impide el análisis y estudios pormenorizados de las necesidades de Seguridad de una sociedad.

Sin palabras.

El informe Blackwater 2 octubre, 2007

Posted by lariosola in Actores no estatales, Cultura de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: , , , , ,
add a comment

Pencils_orange

Ayer, se publicó el informe estadounidense  a consecuencia del tiroteo que protagonizó el personal de Blackwater en Iraq, y que le ha supuesto una cancelación cautelar de sus actividades. 

Como suele ocurrir en estas ocasiones, Blackwater estaba operando de nuevo a la semana del incidente; las autoridades iraquíes han prometido que promulgarán una ley que controlará las actividades de los “contratistas de seguridad” actuando bien directamente, o bajo subcontratas; y finalmente, los americanos se preguntan si lo hacen con una mano (ejércitos), no lo deshará la otra (contratistas), y de paso, saber cuanto le cuesta al contribuyente norteamericano, el que la cuenta de los fallecidos militares no siga cruzando barreras impensables hace cuatro años.

Siendo Blackwater la empresa que más personal tiene en Iraq, desde 2005 se han visto implicados en 195 “incidentes” (1,4 por semana), en el 80% de los casos, han disparado primero, aunque el contrato recoge claramente, que se emplearán las armas en defensa propia y del VIP (Secretaría de Estado o Ministerio de Asuntos Exteriores), normalmente, desde vehículos en marcha, y no se realiza una “evaluación del contacto”, aunque han llegado a informar de la muerte de 16 iraquíes y 162 daños sobre vehículos (normalmente, iraquíes también). Aunque hay dos empresas más que dan seguridad al personal del servicio exterior estadounidense, DynCorp International Triple Canopy, Blackwater tiene el mayor número de incientes, aunque todos ellos tienden a disparar los primeros. Los incidentes con causa de muerte de inocentes se taparon pagando a las familias entre 5000–15000 dólares, con el beneplacito y respaldo de la Secretaría de Estado.

El coste de disponer seguridad privada en Iraq no es reducido. Cada “trabajador” le cuesta al Gobierno USA  más de 1200 dólares, seis veces más de lo que cuesta un soldado cualificado, que le corresponda el empleo de Sargento, y que en el mejor de los casos llega a ganar 70.000 $/año. Por ello, Blackwater tiene contratos por valor de más de 1 billón de dólares desde 2001. Los argumentos en favor del empleo de empresas de servicios militares tienen un poderoso valedor en el hecho de que son “más baratos”, ya que el Estado no tiene que entrenar, equipar y apoyar logísticamente a este personal. La cruda realidad es que las empresas reclutan al personal de las Fuerzas Armadas, es decir, que el ejército los entrena (la parte más cara), y en Iraq y Afganistan, tambien les apoyan logisticamente (alojamiento, alimentación, transporte de entrada y salida de zona, etc.), y finalmente, debido a la atractiva paga, acaba reclutando a personal altamente cualificado. Vamos, una ganga.