jump to navigation

Esclavo de tus palabras y dueño de tus silencios. 17 abril, 2008

Posted by lariosola in Cultura de Defensa.
Tags: ,
3 comments

El Confidencial Digital saca a la palestra un “notición”, y es que Ministerio de Defensa ha mandado investigar a los militares que tiene o participan en blogs o foros en los que se vierten información de carácter operativa, entre otras.

La posición de Defensa no es ni deja de ser contraria al sentido común, y a la propia protección de las fuerzas militares desplegadas en operaciones.

Aunque en España suponga un fenómeno relativamente nuevo, y existan limitaciones de derechos fundamentales, lo que no se puede evitar es que los militares, como otros ciudadanos, piensen. En el pasado, trasladar opiniones personales a un público mayoritario exigía el empleo de medios de comunicación de papel, lo que identificaba con cierta claridad al opinador. Por lo que era fácilmente identificable, y sometido al imperio de la ley, según fuera el caso. En la actualidad, el formato de Web 2.0, que dispone de una vertiente cooperativa muy importante, facilita la posibilidad de trasladar al “mundo” pensamiento y reflexiones, incluso, desde zonas de conflicto.

Los norteamericanos y británicos han promovido un política restrictiva de difusión de información sensible para el funcionamiento de las Fuerzas Armadas o de carácter operativo a través de internet. La regulación invita a que lo que vaya a ser “colgado” debe estar revisado previamente por un supervisor o superior jerárquico, con la finalidad de que información sensible no sea liberada inadvertidamente, con el perjuicio que puede generar en las operaciones militares o a la Institución. 

Esta política norteamericana ha sido abiertamente criticada en The Blog of War , que es un libro editado por un ex-soldado (Matthew Burden), paracaidista, habiendo estado destinado en unidades de inteligencia militar y operaciones especiales. Nos trae un “género” nuevo, que se acola a la literatura de guerra escrita en forma de cartas, diarios o memorias. Con un estilo cercano, recoge las opiniones y comentarios de personas ordinarias haciendo cosas extraordinarias, en una guerra (Afganistán e Iraq). En el fondo, traslada hasta el lector pensamientos, sentimientos y experiencias de muerte y supervivencia que puede “minar” la confianza del ciudadano en el discurso político que conduce la guerra.

Y aunque parezca mentira, esto perjudica al desarrollo propio de la guerra o de las operaciones de estabilización, incluso, a las operaciones de paz. La influencia de la opinión pública (votantes) en paises democráticos con un ciclo corto para elegir a los representantes (4 ó 5 años) es muy importante. El público dispone, no sólo de la información difundida por los canales políticos, sino mucha otra que llega a través de internet. Pero es más, se suele dar bastante más credibilidad a cierta información interesada o rumores que tienen origenes inciertos, que a la información institucional, lo que pone a la Administración civil y militar en un posición incómoda, además, de extender todo tipo de rumores infundados, e incluso, falsedades.

Como se puede observar, al final, el problema se centra en no perjudicar a las fuerzas armadas propias, ni agotarnos en una carrera de desinformaciones y desmentidos. En mi opinión, creo que la primera herramienta que debe tener una persona que decide colgar información en la red es un profundo sentido ético y de responsabilidad; y cuando el autocontrol fracasa, la obligación de las autoridades civiles y militares es tomar las medidas que la ley les autoriza, porque si la libertad de expresión de uno se traduce en la muerte de otros (civiles y militares), creo que flaco favor le hacemos a España, a nuestros ciudadanos, y algunos, a sus compañeros.

Imagino que esta entrada no tendrá mucha acogida entre los defensores de la “libertad de expresión” a ultranza, pero es lo que pienso.

Inteligencia israelí en red y Barack Obama 23 marzo, 2008

Posted by lariosola in Cultura de Defensa, Empresas de Servicios Militares (ESEMIL).
Tags: , , ,
add a comment

shabak.jpg

Aquí un enlace para aquellos que sepan israelí, y sino os lo contamos.

El Mundo nos trae esta noticia en la que Shabak se ha lanzado a la red, y busca candidatos para formar parte del servicio de inteligencia interior.

Lo más revelador de este blog, que no es tal, es la “visión” que han tenido de “ir a pescar” allí donde hay peces, son conscientes de la actualizacion en el empleo de la red, la creacion de la Web 2.0, de los modelos cooperativos. Este modelo debería ser un ejemplo para informar y captar jovenes para formar parte de las Fuerzas Armadas (FAS) españolas.

Existe la creencia de que las grandes campañas de publicidad diseñadas por prestigiosas empresas y publicistas tienen más éxito que otras opciones más comprometidas y baratas.

Quien forme parte de las FAS conoce que lo que mejor funciona a nivel de publicidad es el boca a boca, parcial y subjetivo, pero aporta un elevado grado de confianza con el interlocutor. Por ello, todas las acciones promovidas desde dentro, mediante canales informativos, más o menos corporativos, tendrán un gran impacto en posibles candidatos a forman parte de la fuerzas armadas profesionales.

 El dilema se centra inevitablemente en mantener una adecuada seguridad sobre las operaciones o actividades sensibles que forman parte de muchas unidades en el quehacer diario, o en el desarrollo de operaciones y ejercicios. En este sentido, cabe proponer dos medidas básicas: que los canales de información sean corporativos, auqnue abiertos (una especio de blogs del Ministerio de Defensa) y la otra, formar a todo el personal en la “necesidad de conocer”, que convenientemente administrada siempre puede tener salida a través de un libro de ficción.

Sin querer dejar pasar el día, quiero llamar la atención sobre una noticia que no deja de dar vueltas, y es la presencia de empresas comerciales de inteligencia, trabajando para el candidato demócrata Obama en las presidenciales estadounidenses. La Administración pública de EEUU está ‘tomada’ por empleados de empresas privadas. La eficiencia económica de esos contratistas es objeto de debate. Y lo va a ser más a partir de ahora porque estos pequeños escándalos pone de relieve la importancia de saber qué y cómo externalizar servicios públicos.

Tiempos de revisión.