jump to navigation

Chad y la decadencia europea 6 enero, 2008

Posted by lariosola in Cultura de Defensa.
Tags: , ,
trackback

eufor_helicoptero.jpg

El proyecto de la Unión Europea y su herramienta militar de respuesta rápida ante crisis, los Grupos de Combate (Battlegroups) no mitigan la sensación de decadencia europea.

Este sentimiento no es un “aire pesimista” que me ha dado por la mañana mientras paseaba a mi perro (también, en edad decadente), sino consecuencia de un análisis meditado, a la vez triste, porque desearía que la realidad fuera distinta.

La Unión Europea está formándose. Venimos de una organización estrictamente económica (CECA, CEE), y hemos evolucionado hacia otra organización con tintes sociales y políticos, para seguir manteniendo una primacía económica en la que se sustenta nuestro modelo de vida, con ligeras variaciones entre norte y sur, este u oeste.

Si bien tenemos un gran pasado, algo menos relevante si lo comparamos con China y su bagage cultural e histórico, no parece que vayamos a tener mucho futuro, y me explico: hemos perdido la ambición del cambio.

Le decía a “Rocky” Balboa, en una de las innumerables ediciones del boxeador sonado, que tenía que recuperar la “mirada del tigre“. Y es que Europa está en una fase de introspección, en la que ha alcanzado un notable grado de prosperidad, que impide aceptar riesgos para cambiar, progresar, o simplemente, mejorar. Así estamos instalados en nuestra propia complaciencia, encantados de habernos conocido.

La ausencia de (sana) ambición nos convierte en meros espectadores internacionales, incapaces de ofrecer una imagen distinta a la del boxeador sonado que protege su cara de los golpes que empiezan a llover. Porque a pesar de las campañas de información que se difunden en Europa: somos muchos (que no digo que seamos menos), relativamente pequeños, divididos, y mirando el ombligo de la vieja Europa.
Las manifestaciones públicas de apoyo a un “soft power” no es más que el intento de mitigar cuantos defectos nos aquejan y que se ponen de manifiesto en la ausencia de una política exterior cohesionada, y por añadidura, carencia de una política de seguridad y defensa creíble.

Así no llegaremos a desplegar en el Chad, y si lo hacemos será con un número de carencias operativas tales, que el Comandante de la Fuerza “temblará” sólo de pensar que le suceda un “imprevisto” o “accidente”, porque carece de los mínimos recursos militares para establecer una operación militar resolutiva.

!Qué Dios nos coja confesados!

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: