jump to navigation

Los riesgos de las operaciones de paz. 27 junio, 2007

Posted by lariosola in Conciencia de Defensa.
trackback

Saludo militar

Celebrándose los funerales por los seis soldados de las Fuerzas Armadas españolas fallecidos en el Líbano, el debate social está circunscribiéndose a los riesgos que asumen las fuerzas militares desplegadas en una operación de paz y las condiciones en que tienen que desenvolverse.

Con demasiada frecuencia se trivializa la verdadera esencia de las Fuerzas Armadas, sus riesgos, los deberes exigibles y su compromiso por el bienestar de todos los españoles. Este compromiso tiene un profundo reflejo en la Constitución de 1978, que se ha ampliado en virtud de los compromisos internacionales que decide asumir el Gobierno de España.

En ocasiones, se critica la traslación a los ciudadanos de una imagen desvirtuada del quehacer militar, probablemente para no excitar a la opinión pública acerca de los riesgos que en la milicia hay que asumir, exportando una imagen muy cercana a la de una “ONG – gubernamental”.

Lamentablemente, cuando las Fuerzas Armadas se desplazan a un territorio alejado constituyendo unidades, con sus vehículos y armamento se debe a que la situación en esa zona no es controlable por el gobierno local, ni por las policías y fuerzas militares nativas. Estas situaciones no pueden definirse como carentes de riesgo.

Acudir a una misión constructiva, digna y profundamente humana no debe estar reñido con el traslado y puesta a disposición de las fuerzas armadas de todos los medios disponibles para proteger los nuestros. Como ejemplo valga, que en misiones de ayuda humanitaria con motivo de catástrofe natural, las fuerzas militares son atacadas por grupos, más o menos organizados, para robar los alimentos que custodian y que deben ser repartidos entre la población local. Así que no debemos esperar de facciones o ejércitos convenientemente pertrechados que buscan alcanzar sus objetivos vitales, y ante los cuales se interpone un fuerza, que con todo el beneplácito de la comunidad internacional, no dispone de las herramientas adecuadas, para imponer un mandato de Naciones Unidas, o que son el objetivo militar o terrorista de un grupo disidente.

Por ello, invito a abandonar esa demagogia, asumir la realidad, comprometernos con la comunidad internacional conforme a la política gubernamental y proteger a nuestras tropas. En realidad, se lo debemos a nuestros soldados. Más aún, a los que han fallecido.

Recemos una oración  para que nuestros compañeros descansen en paz:

Yeison Alejandro Castaño Abadía

Jonatan Galea García

Manuel David Portas Ruiz

Yhon Edisson Posada Valencia

Jeferson Vargas Moya

Juan Carlos Villora Díaz

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: